Hotel en Posada de Valdeón situado en los Picos de Europa

Hotel Cumbres Valdeón




En el corazón de los Picos de Europa


Los Picos de Europa es uno de los espacios naturales más atractivos de nuestro país, un esplendido parque de montaña con lugares de especial encanto que convierten esta zona en algo único de nuestra geografía para ser visitada. 
En 1955 se amplía la protección del parque a los tres macizos de Picos de Europa, convirtiéndose en el mayor parque nacional.


Sus montañas calizas de gran desnivel, bosques de robles y hayas, pastos siempre verdes, flora muy diversa, fauna rica y variada con especies emblemáticas de la zona como el rebeco, el oso, el lobo o el huidizo urogallo, junto a un patrimonio cultural con actividades tradicionales como la ganadería, la gastronomía y la arquitectura popular como los hórreos, sus casas de piedra y madera con sus característicos corredores, convierten los Picos de Europa en un paraíso natural. Las maravillas de los rincones de los Picos de Europa son dignas de ser descubiertos y disfrutados por cualquier visitante que se acerque a estos parajes privilegiados de la madre naturaleza.


En el corazón de los Picos de Europa se encuentra el bellísimo valle de Valdeón, cuyo nombre procede del término valle hondo, pues está rodeado de inmensas montañas entre las que desaparece el río Cares para formar la “Garganta Divina” (ruta del Cares) que atraviesa los picos de sur a norte, valle en el que nos vamos a detener y describir.


La capital del valle es Posada de Valdeón y los pueblos que lo integran son: Soto de Valdeón, Caldevilla, Prada de Valdeón, Los Llanos de Valdeón, Santa Marina de Valdeón, Cordiñanes y Caín. Cada uno de ellos con espacios preciosos salpicados del tradicional hórreo típico de esta zona.

Cuando se visita por primera vez Posada, la altura de sus montañas, sus praderas recubiertas de flores y vegetación, el aroma de sus plantas, el aire puro y limpio, los paisajes tan bellos e incomparables, los sentidos se sobrecogen ante tanta belleza, no es de extrañar que se haya dado en llamar a este paraje la “Morada de los Dioses”.


Cuando se llega a Picos de Europa, lo más impresionante es el espectacular entorno, las altas cumbres protegen, envuelven y adornan al valle. Hacía el noroeste, se alza el borde sur del Macizo del Cornión de los Picos de Europa, con torre Bermeja, rodeada por la torre de Arestas, torre Ciega y torre Parda. Las montañas emergen de enormes taludes, poblados por robledales que bajan hasta la orilla del río Cares, entre las cumbres, las largas y empinadas canales como la horcada de Pambuches.


Hacia el este y el noroeste, se alza el Macizo Central o de los Urrieles, apareciendo en primer término el Llambrión y las peñas de Cifuentes, con las torres del Friero y las Salinas, que se prolongan en innumerables picos y paredes que encierran el valle de Valdeón hacia el norte.
Al sur de Posada, la orografía es más amable, con pendientes suaves, con extensos bosques de hayas y robles, con pequeños valles como Montó, Cable y Argolla de una extraordinaria belleza, con praderas situadas entre los árboles, donde el ganado comparte pasto con ciervos y corzos.